Home

La electricidad es un regalo que nos brindó la ciencia hace ya más de cien años. Gracias a ella nuestra sociedad tiene la posibilidad de acceder a cualquier otra forma de energía simplemente transformándola mediante diversos aparatos. Desde sus inicios la electricidad se manifestó difícil de almacenar. Tal es así que todas las sociedades han desarrollado redes eléctricas en las cuales el consumo y la producción se realiza en directo. Es decir su produce la misma cantidad que se consume. Este equilibrio es posible gracias a complejos sistema de gestión y distribución de la corriente eléctrica. No existe a día de hoy ninguna tecnología capaz de almacenar de manera eficiente la energía eléctrica. Si bien estamos rodeados de pequeños dispositivos que usan baterías debemos recordar que su uso es posible gracias al muy reducido consumo que estos aparatos tienen. Además para más inconvenientes estas baterías tienen una corta vida útil.

Las instalaciones aisladas de baterías para viviendas se usan solo en determinados lugares donde no es posible hacer llegar la red. Estas instalaciones se basan en batería de plomo y ácido. Estas baterías son una antigua tecnología basada en materiales altamente contaminantes. Su proceso de carga es bastante ineficiente y tienden a perder su capacidad original de manera bastante rápida. La instalación de baterías que se necesita para una vivienda convencional es monstruosa, prácticamente una pequeña habitación dedicada a ella. Es por ello que normalmente las viviendas equipadas con estos sistemas autónomos no tienen consumos convencionales sino consumos reducidos donde normalmente se enchufa solo iluminación y algunos electrodomésticos con bajo consumo (olvídense de aparatos que calienten: tostadoras, lavadoras, lavavajillas, radiadores, vitrocerámicas, etc).

Nos enfrentamos al reto de producir nuestra propia energía, de independizarnos de las grandes empresas energéticas. No debemos confundir nuestro discurso. Compartir en red la energía es la única opción tecnológicamente y ecológicamente viable. En caso de que políticamente y económicamente se nos dificulte esta opción no debemos contemplar el uso de baterías. Estaremos promoviendo una tecnología obsoleta, cara y altamente contaminante. Es mejor centrarse en exigir un uso gratuito de la red para intercambiar energía.

baterías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s